sábado, 16 de enero de 2010

Capítulo 1 (parte 2)

De repente oí unos gemidos de dolor. Giré la cabeza y vi al mortal tendido en el suelo con una mano en uno de sus muslos. Me limpié las lágrimas, escondí mis alas y me acerqué.
-¿Estás bien?- le pregunté- ¿te ha herido?
-Sí, me ha herido en el muslo- oí que decía el chico.
Le miré el muslo y vi la sangre manando de una herida más o menos grande. Era un poco profunda así que rompí un trozo de tela de mi vestido y se la vendé.
-¿Vives muy lejos de aquí?
-Saliendo del parque... a dos manzanas.
-¿Podrás andar?
-No lo sé...
-Te acompañaré...
Lo ayudé a levantarse y lo agarré de la cintura para que se apoyara en mí, comprobando así lo fuerte y pesado que era para un cuerpo como el mío. Cuando íbamos a iniciar el camino, se detuvo y miró a nuestro alrededor.
-Espera, la bolsa con las medicinas.
-¿Qué bolsa?
-Se me cayó cuando me atacó ese tipo, debe de estar por aquí cerca.
Miré hacia atrás y la vi a un par de pasos de donde estábamos. Me aparté asegurándome de que él no se caería al suelo y recogí la bolsa. Cuando me giré, la luna había salido de detrás de una masa de nubes iluminándonos a ambos.
Vi que me miraba. Sus ojos verde hierba me acababan de dejar sin aliento por lo brillantes que eran. Al percatarme de que su mirada era una mezcla entre curiosidad y duda, aparté la mía rápidamente.
-¿Por qué estás llorando?- me preguntó.
Yo cerré los ojos, hasta ese momento no me había dado cuenta de que volvía a llorar. Negué con la cabeza y tras limpiarme las lágrimas, intenté sonreír.
-Por nada, no te preocupes, lo más importante es llevarte a tu casa para curarte.
Entonces comenzamos a caminar en silencio. Cuando salimos del parque, él me miró y sonrió.
-¿Sabes una cosa? Cuando apareciste y apartaste a ese tío de mí, me pareciste un ángel con unas grandes alas blancas- yo me puse tensa al oírlo y lo miré con algo de miedo reflejado en mi cara pero no llegó a percatarse de ello porque enseguida dijo- bah, no me hagas caso, seguro que fue el golpe que me di porque creo que me quedé inconsciente luego.
-Bueno, no pienses en eso ahora- dije tratando de cambiar de dirigir sus pensamientos en otra dirección- ¿queda mucho para llegar a tu casa?
Él negó con la cabeza y seguimos caminando en silencio. Al llegar, él sacó las llaves y abrió la puerta principal. Yo lo ayudé a entrar.
-¿Stefan?- se oyó una voz desde las escaleras que había justo frente a la puerta.
-Ya estoy aquí, Ronny- dijo él poniendo las llaves en una pequeña cómoda que había en la entrada junto a la puerta.
Se apartó de mí y ase dirigía a las escaleras cuando el dolor pareció hacerle detener. Sin pensarlo, me acerqué y volví a sujetarlo.
-Hay que curarte esa herida- le dije.
-¿Stefan? ¿Por qué has tardado tanto?
-¡Ya voy, Ronny!- espetó el chico hacia las escaleras- por favor, ayúdame a subir las escaleras- dijo mirándome a los ojos- mi hermano no puede bajar.
-Primero hay que curarte la herida, te estás desangrando- le recordé mirando su muslo.
-Cuando le lleve las pastillas a mi hermano- insistió él tozudamente.
Miré su herida y vi que la venda improvisada estaba llena de sangre, luego miré su semblante y pude comprobar que la pérdida lo estaba debilitando.
-Tu hermano deberá esperar un poco, si no curo la herida te desangrarás y entonces sí que no podrás llevarle esas pastillas que tanto necesita.
-Pero es que ya se pasa de la hora de su medicación.
-Lo siento mucho pero lo priorotario es curar esa herida, ¿dónde puedo encontrar un botiquín?- pregunté obligándolo a entrar en el salón de la casa y recostándolo en el inmenso sofá que allí había.
Él me miró un poco perplejo pero aún así me contestó:
-En el baño que está saliendo de aquí a la izquierda.
Lo dejé allí y salí del salón para dirigirme al baño que me decía. Al entrar, encontré un botiquín y cogí todo lo necesario para desinfectar la herida y vendarla. Cuando lo tuve todo, volví al salón.
-¡Stefan! ¿Estás bien?- se oyó la voz del hermano del chico.
Sin proponérmelo, miré hacia las escaleras pero no dije nada así que volví dentro del salón donde Stefan intentaba levantarse. Me acerqué y lo obligué a permanecer recostado en el sofá.
-Mi hermano me está llamando- dijo él- además, no tienes que preocuparte, me acabas de conocer...
-A mí me enseñaron a socorrer a los heridos aunque no los conozcas de nada, no puedo dejarte con esa herida así..., además, tendré que romper el pantalón o si no, no podré curarte.
-¡No! No los rompas- me dijo- son mis pantalones favoritos.
-Pero es que ya están rotos, lo que quiera que te haya hecho la herida también ha roto los pantalones, además no es preferible que te muevas más.
Cogí las tijeras que había traído del baño y corté la tela del pantalón un poco por encima de la herida y se lo quité. La herida parecía más grave ahora que no la cubría el pantalón, entonces cogí gasas y empecé a limpiar la herida.
Stefan se contrajo de dolor porque lo noté tensarse, ya que estaba más atenta a limpiar bien la herida que no miré su rostro.
-Ya que me curas, al menos debería saber tu nombre ¿no crees? El mío ha quedado bastante claro cuando me ha llamado mi hermano.
Yo dejé de curarle por un momento sin saber muy bien qué contestarle a ese chico al que hacía sólo un rato acababa de salvar de morir a manos de un hombre que me había llevado a ser lo que era en ese momento, adoptando un nombre que ni siquiera sé si me gusta a pesar de los años que hace que me pusieron ese nombre.
Aunque el significado de ese nombre me describe perfectamente porque mi existencia se basa en la caza de Ángeles Caídos que actúan bajo el mando del peor de todos ellos: Lucifer. Un ángel que amontonó a un ejército para hacerse con el control de los Cielos. Pero al ser derrotado, fue enviado a los Infiernos donde ahora es el principal líder de los Ángeles Caídos que cayeron con él.
Sabía que Stefan estaba esperando una respuesta mía, así que volví a atender la herida y le contesté en apenas un susurro:
-Me llamo Artemisa...

2 comentarios:

  1. Una Historia Sensacional, espero avances!!!
    Adara

    ResponderEliminar
  2. yo te aviso cuando ponga una nueva entrada :D besotes!!!

    ResponderEliminar