domingo, 16 de enero de 2011

Capítulo 14 (parte 2) (Por Stefan)

-¿Te la estás tirando?- preguntó directamente.
Una pregunta que me esperaba y para la cual tenía la respuesta.
-Está claro que no pero como sé que vas a pensar lo que quieras, no me voy a molestar en decirte nada. Todo lo que yo digo, tú le das la vuelta.
-Porque así sois todos los tíos. Ninguno es capaz de decir la verdad.
-Yo siempre te he dicho la verdad, quizás seas tú la que no es sincera en esta relación.
Ella me miró con cara asombrada para luego ponerse roja de ira. Algo que no me sorprendía lo más mínimo. Con esa cara parecía el color rojo de un semáforo.
-¿Cómo te atreves a decirme algo semejante?
Giovanna levantó la mano para golpearme pero la detuve a unos centímetros de mi cara.
-No te atrevas a pegarme, Giovana, estoy cansado de tus escenitas de celos injustificadas. Acabas de espantar a mi vecina la cual ni siquiera conoce tu verdadero carácter y no estaba preparada para el ataque.
Giovanna se apartó de mí y se estiró la minifalda que llevaba puesta aunque no sé qué coño se iba a estirar cuando era tan corta que no dejaba nada a la imaginación. Siempre me he preguntado si cuando hacen ese tipo de falda es porque son sobras de otro tipo de prendas y las usan haciendo eso. Es una curiosidad que siempre he tenido. Tendré que preguntar por ahí a ver si hay alguna solución a mi incógnita.
-No me puedo creer que hayas dicho que no soy sincera en esta relación cuando lo he sido mucho más que tú.
-¿De verdad? Yo, sinceramente, lo pongo en duda.
-Estoy harta de tener que dar todo en esta relación y tú no estés dando absolutamente nada.
-¿Eso crees? Entonces no sé por qué seguimos con esta relación que no nos lleva a ninguno de los dos a ningún sitio.
-¿Estás sugiriendo que lo dejemos?
-Lo sugeriste tú misma al decir que tú lo dabas todo en la relación y yo no, solo estoy corroborando tus palabras.
-Entonces quieres dejarlo...
-¿Quieres que sea sincero? ¿O le doy la vuelta para que lo entiendas mejor? Mejor que sea sincero, ya que dices, a lo mejor lo pillas a la primera y todo. La verdad es que estoy cansado de todos tus estúpidos celos, tus llamadas a cualquier hora, los desplantes como el que me acabas de hacer, tu forma de tratar a las personas que considero amigos porque esa chica- dije señalando hacia la casa de Artemisa- es una buena amiga que está ayudando a mi hermano. ¿No lo sabías? Claro que no, ¿cómo lo vas a saber? Si según me viste con ella, enseguida corriste a hacerle un desplante muy típico de ti. Así que sí, quiero dejar esta relación que nos lleva a ningún sitio.
Ella me miró con la barbilla bien alta. Que se vea que conserva el orgullo, claro que sí.
-Muy bien, tú lo has querido pero no eres tú el que rompe conmigo, no señor, aquí la que rompe la relación ¡soy yo!
Se giró con tarta fuerza que pensé que trastabillaría con esos tacones pero me equivoqué y se marchó de allí. Mira que bien, ahora me siento mucho más aliviado. Una cosa que tendré que tachar de mi lista de tareas: llamar o salir con Giovanna. Eso me deja tiempo para hacer otras cosas... umm, está difícil elegir, hay muchas opciones. ¿Consola? ¿Libros? ¿Partidito de fútbol con los colegas? No sé, ya miraré qué puedo hacer, ahora lo que me interesa es entrar en mi casa y comer algo porque mientras hablaba con doña Estirada, mi estómago parecía un león con tanto rugido.
Abrí la puerta.
-¡Ronny, ya estoy en casa!
-¡Ya era hora, me muero de hambre!
-¡Enseguida subo!
-¡Date prisa!
Saqué la comida de la bolsa y la coloqué en unos platos que luego puse sobre una bandeja. Puse unos refrescos y subí hasta la habitación de mi hermano que estaba en la cama.
-Aquí traigo la cena, lo siento si está fría pero es que doña Estirada no me dejaba en paz.
-¿Doña Estirada?
-Sí, es el nuevo nombre de mi ex, Giovanna.
-¿Tu ex? ¿Lo dejaste al fin?
Vaya hombre, otro que no veía con buenos ojos la relación, ahora va a ser que estaba ciego y no veía la realidad. ¿Es que nadie me podía quitar la venda de los ojos?
-Sí, ya no soportaba sus estúpidos celos. Le hizo un desplante a Artemisa cuando ya estábamos llegando aquí y la pobre chavala sin deber la culpa de la gran imaginación de la otra. Por cierto, mañana hablaré con ella, alguien tendrá que disculparse con ella y ten por seguro que Giovanna no lo hará.
Mi hermano cogió su plato y comenzó a comer.
-¿Te preocupa mucho lo que pueda pensar Artemisa?
Miré a Ronny sin comprender muy bien qué quería decir. No pude evitar fruncir el ceño.
-No sé a qué te refieres- y era verdad. Ronny parecía hablar a veces como un profesor de matemáticas de los malos a los que no se les entiende ni papa. Los traumas del pasado te llevan a tales comparaciones.
-Bueno, desde que Artemisa se ha mudado no pareces el mismo. Diría incluso que has madurado un poco.
-¡Eh!
¿A qué venía eso? Yo soy un tipo maduro y con los pies en el suelo, bueno, tampoco es que podamos tener los pies en otro sitio que no sea el suelo, es lo que tiene la gravedad de la Tierra.
-Es verdad, no lo niegues. Antes no hacías más que preocuparte de que estuviese bien y te pasabas casi las veinticuatro horas pegado a mí, ahora te tengo que ver sólo un par de horas al día. Te veo más serio, más... maduro. Y sinceramente me alegro de que estés cambiando, Giovanna no te hacía ningún bien, amigo.
¿De verdad había cambiado tanto desde la llegada de Artemisa? ¿Qué podría haber hecho ella para que se produjera semejante cambio en mí?

4 comentarios:

  1. Muy bueno el capitulo, por fin vamos conociendo un poco más a Stefan, que ya era hora ;), sigue asi espero el siguiente capitulo pero no te estreses jajaja.

    ResponderEliminar
  2. me alegro k t gustara jajajaja si ya era hora jajajaja tranki k ya tngo cosillas pensadas jajaja

    ResponderEliminar
  3. Fue algo brusca la separación y muy previsible, no me molo muxo la verda pero sigue adelante!!! Me gustan mas los capitulos dsd el punto de vista femenino jaja bsss
    Adara

    ResponderEliminar
  4. hacerlos desde el punto de vista masculino es un poco dificil... jajajajaja aunk se intenta jajajaja los proximos espero k estan mejor jajaja

    ResponderEliminar