martes, 21 de agosto de 2012

Capítulo 29 (parte 2)

            Miraba la pantalla con desesperación. Todos estaban en la habitación y vi como Afrodita miraba lo poco que quedaba de mi cuerpo.
            -Haced algo, por favor- le decía a la imagen en un vano intento que me escucharan aún sabiendo que era imposible- quiero volver… quiero estar a vuestro lado…
            A mi lado se hallaban mis padres y mi hermano dándome todo su apoyo mientras las lágrimas escapaban de mis ojos sin control.
            Entonces vi como Afrodita ponía su mano en mi frente de la cual salió un pequeño resplandor pero no parecía surtir efecto. Vi cómo se apartaba para mirar a mis amigos con cara de preocupación.
            -No parece volver- dijo.
            -¡Yo quiero volver!- grité golpeando la pantalla con impotencia.
            -¿Y qué podemos hacer?- preguntó Adara con cara preocupada.
            -La verdad es que es la primera vez que me encuentro en una situación semejante- dijo Afrodita- podríamos avisar a Hermes pero quizás tardaría demasiado y sería tarde para salvarla.
            Stefan se acercó y la agarró con fuerza por los brazos.
            -Ella va a volver, inténtalo de nuevo.
            La Ninfa lo miró fijamente mientras se apartaba.
            -No vuelvas a tocarme, muchacho.
            -Pues si has venido para salvarla, haz algo ya.
            -A mí no me das órdenes.
            Airam se acercó para apartar a su hermano.
            -No le hagas enfadar, lo más importante es traer de regreso a Artemisa- luego miró a Afrodita- ¿no ves alguna solución a esto?
            Ella negó con la cabeza.
            -Como ya he dicho nunca había visto algo así. No sé muy bien qué hacer.
            Isis se acercó a la cama y posó su mano en la mía sin dejar de mirarme.
            -Artie, por favor, vuelve con nosotras. No nos puedes abandonar ahora, no quiero tener que enfadarme- Isis sonrió con tristeza.
            Adara también se acercó y se puso junto a Isis. Sus ojos brillaban de lágrimas contenidas.
            -Isis tiene razón, ¿quién nos va a aconsejar cuando no sepamos qué hacer?- entonces las lágrimas comenzaron a correr por sus mejillas mientras Airam se acercaba también a mi cuerpo.
            -Tienes que volver o si no ¿quién cuidará de mis hermanos? Ellos te necesitan.
            Las lágrimas rodaban por mis mejillas mientras intentaba llegar a ellos a través de la pantalla. Ronny también se me acercó.
            -No hay palabras suficientes para agradecerte el que me ayudaras con mi recuperación por eso quiero que vuelvas, para darte las gracias todos los días que pueda y que tú has sido el vínculo que ha hecho que volviera a ver a mi hermano Airam- dijo sonriendo con cariño.
            El último en acercarse fue Stefan que me miró fijamente y se arrodilló junto a la cama para acariciarme la mejilla para luego decir en un leve susurro.
            -Vuelve, por favor…
            Algo tiró de mí con fuerza mientras lloraba. Miré a mí alrededor y pude ver a mis padres y a mi hermano sonreír.
            -¿Qué pasa?- pregunté sintiendo otro tirón de mi cuerpo asustándome.
            -Estás volviendo- dijo mi madre.
            Una sonrisa iluminó mi rostro de repente.
            -¿De verdad?
            -Sí, ellos te están dando la fuerza que necesitas para volver a tu cuerpo, tienes que hacerles caso.
            Asentí y miré a la pantalla.
            -¡Sí! ¡Voy a volver! ¡Quiero volver con todos!
            Todos levantaron la cabeza como si hubiesen oído mi voz y se miraron unos a otros.
            -¿Artemisa?- preguntó Isis.
            -¡Sí! ¡Seguid hablando y no me soltéis! ¡Voy a volver!
            Sentí más tirones y la euforia se apoderó de mí. Mi cuerpo en esa dimensión comenzó a desvanecerse poco a poco pero antes me abracé a mi familia.
            -Sé feliz, hija- dijo mi padre sonriendo con cariño.
            -Lo intentaré.
            -Vive lo que no pudiste vivir en tu vida mortal- dijo mi madre acariciando mi mejilla- si tienes que amar, ama. No hagas caso de las reglas, sé siempre tú.
            -Siempre- respondí asintiendo.
            Luego se acercó mi hermano que me abrazó con fuerza mientras me hablaba:
            -El baúl tiene un doble fondo, en ese lugar oculto hay más cosas que te dejé, cuando vuelvas al lugar que perteneces míralo, te gustará.
            -Lo haré.
            Miré de nuevo a la pantalla donde vi a todos a mi alrededor concentrados en hacerme volver. Mi cuerpo fue desapareciendo de ese lugar y cerré los ojos dejándome llevar hacia el lugar que me correspondía. Tenía que volver.
            De repente me sentí caer en un profundo abismo oscuro mientras oía las voces de mis amigos pidiéndome volver. También sentí algo en mi frente.
            Quería abrir los ojos, necesitaba abrirlos pero me estaba constando bastante. Solo un intento más, un poco más. El esfuerzo que han hecho no puede quedar ahí, necesito sólo un empujón más, entonces entre todas las voces me llegó una más clara que ninguna.
            -No me dejes, vuelve, por favor, vuelve…
            Era apenas un susurro pero superaba a las demás voces y sabía que era él, no podía ser otro.
            Vamos, Artemisa, debes abrir los ojos, hay que hacer un último esfuerzo. Mis párpados comenzaron a temblar hasta que lentamente comenzaron a abrirse.
            La luz que estaba comenzando a recibir me molestaba hacía que giré la cabeza para así poder abrir los ojos con tranquilidad. Al abrirlos sonreí, ante mí pude ver la cara que más anhelaba ver.

3 comentarios:

  1. Uy esta muy interesante , te mando un beso y ten un lindo miércoles

    ResponderEliminar
  2. Gracias por leerme, sí es un capítulo muy bueno me alegro que te gustara y a ver si pronto publico un nuevo capítulo jeje

    ResponderEliminar
  3. Buenas,

    hemos llegado a ti despues de leer tus relatos en tu blog, y nos gustaria que te unieras a nuestro proyecto de literatura en la red.

    Si tienes interes, puedes escribirnos a contacto@publize.com y te ofreceremos más detalles.

    Para más información puedes visitar www.publize.com

    Saludos

    ResponderEliminar